Blogging tips

Redes

.

Estamos de vacaciones. Pero vamos a dejar el blog activo, aparecerán nuevas recetas y recordaremos otras ya publicadas que están de plena actualidad.

Volvemos en septiembre, hasta entonces ¡diviértete!

lunes, 28 de julio de 2014

PISTO DE BERENJENA Y CALABACÍN {CONSERVA}

            ¡Que sudores, por Dios!, para hacer un buen sartenón de pisto lo mejor es madrugar y rezar porque en la cocina no haga mucho calor porque para que nos vamos a engañar el par de horas no hay quien te lo quite, un par de horas con un par de fuegos a tope y en pleno mes de julio.
            Y es que ya que te pones pues haces un poquito más y envasas unos botes que te van a venir de perlas en el crudo invierno. Imagínate un día de esos en los que caen chuzos de punta, hace un frio  que pela, llegas a casa calada hasta los huesos, con unas ganas terribles de calentarte, de descansar y además con un hambre feroz y…. y no tienes ni ganas ni condumio en la nevera que no te ocupe más de 5 minutos, pues solucionado, te abres un bote de pisto, te haces una  tortilla, un huevo cocido o unos adorables huevos fritos, o una lata de un buen atún y te pones hasta las botas en un pis pas.  (se nota que acompañar el pisto con unos huevos me gusta, verdad?)
            Y es que para que nos vamos a engañar, vamos a encontrar 1001 ocasiones para abrir uno de estos botes, el único problema será no tenerlos. Así que elige hora y día, madruga y líate la manta a la cabeza, te preparas unos botecillos que ya verás cuando los tengas todos colocados en la despensa, listos para disfrutarlos, se te olvida el tiempo que has pasado en la cocina. ¡ Vamos, yo ya ni me acuerdo!

Ingredientes:
·        500 grs. de cebollas
·        250 grs. de pimiento verde
·        1200 grs. de calabacín verde
·        1500 grs. de berenjenas
·        4 dientes de ajo
·        250 ml. de aceite de oliva virgen extra
Para el tomate frito
·        2 kgrs. De tomates rojos y maduros
·        50 ml. de aceite de oliva virgen extra
·        1 cucharadita de sal
·        1 cucharadita de azúcar

Elaboración:
            Empezamos friendo el tomate. A mi me gusta hacer el tomate frito sin quitar ni la piel ni las pepitas del tomate, eso sí, cuando termino es indispensable pasar la salsa por el chino para retirarlo y que la salsa quede bien fina.
            Con lo cual, lavamos y picamos los tomates, retirando la parte dura del pedúnculo.
            Calentamos el aceite en una sartén honda y agregamos el tomate. Los tomates que utilicé tenían mucha agua, y cuando comenzaron a freírse la sartén se llenó de demasiado jugo. Para evitar que se cueza y que no se nos fría con tanto líquido lo que hago es subir el fuego para favorecer que el agua se evapore lo antes posible. Cuando la piel del tomate se desprende de la carne y vemos que el líquido ha reducido a la mitad, bajamos el fuego y trituramos con la túrmix, dejamos freír hasta que el aceite comience a aparecer en la superficie, la salsa se haya espesado y el color se ha hecho más intenso. (Tendremos que mover la salsa con frecuencia para evitar que se pegue). Vamos hasta que tenga la apariencia de tomate frito. Entonces le añadimos sal y azúcar y dejamos cocinar unos 5 minutos más, lo probamos y rectificamos si fuera necesario (va a depender de la acidez de los tomates, los hay más dulces, más insípidos) y apartamos del fuego.
            Ahora tenemos que pasar la salsa por el chino para retirar todas las pieles y pepitas. Ponemos el chino en un bol hondo, vertemos la salsa dentro y con la túrmix ayudamos a pasar la salsa por el chino, verás que deprisa pasa y que bien queda.

            Mientras vamos preparando las verduras para el pisto.
            Pelamos y picamos el ajo y la cebolla en pequeños cuadrados
            Picamos el pimiento en pequeños cuadrados
            Pelamos y picamos en dados de 1 cm. aproximadamente el calabacín (no hace falta que midamos con regla, a ojo de buen cubero unos cuadraditos bien monos)
            Lavamos y picamos igual que el calabacín las berenjenas, les dejamos la piel y las ponemos en un cuenco con sal y un poco de agua durante unos 15 minutos. Antes de incorporarlas al pisto las enjuagamos y secamos con un paño (o con la centrifugadora de las ensaladas).
            En un perol, o sartén grande y honda, calentamos el aceite de oliva, añadimos el ajo y cuando comience a dorarse agregamos la cebolla, dejamos cocinar durante unos 5 minutos y añadimos el pimiento, cocinamos hasta que pierda fuerza (pierda tersura), y agregamos las berenjenas, que se van a chupar prácticamente todo el aceite de la sartén, pero no te preocupes que cuando esté lista lo devolverá y lo veremos de nuevo. Cuando pinchemos con un tenedor la berenjena y sintamos que entra bien añadimos el calabacín y cocinamos hasta que se fría y se ponga tierno. Entonces añadimos el tomate frito y revolvemos bien. Dejamos cocinar un par de minutos para que se mezcle bien con el resto de verduras y retiramos del fuego.
El pisto gana muchísimo en sabor si lo dejamos reposar durante unas horas.



           Si nos hemos animado a preparar unos botes para días de apuro, tenemos que esterilizar los botes y tapaderas cociéndolas durante unos 15 minutos. Los sacamos y dejamos enfriar ligeramente sobre un paño limpio y seco. Llenamos los botes de pisto hasta un cm. antes de llegar a la boca.
                 Cerramos los botes.
             Colocamos los botes en una olla en la que habremos metido un paño para evitar que los botes choquen en la olla y se nos rompan.
               Cubrimos los botes con agua
              Cocemos en la olla a presión durante 20 minutos.
          Quitamos la válvula y dejamos que salga el vapor. Destapamos la olla y dejamos enfriar los botes dentro.
              Una vez fríos, los limpiamos, secamos y etiquetamos.
             Listos para la despensa! 
             He envasado 7 botes de unos 300 ml. el resto nos sirvió de comida a 4 personas junto con unos huevos fritos. ;)